martes, 3 de junio de 2014

La inevitable sensación de extrañarte



Te extraño. Extraño tu mirada, tus caricias, la vida a tu lado. Extraño la familia que me diste, el cariño, la disciplina, los fines de semana en familia, de oficio, de acostadas temprano y las tardes entre semana donde te contaba todo, todo, todo.  Extraño saber qué pensarías de todo esto que pasa ahora. Qué me dirías. Extraño acostarme a tu lado, los domingos de pescado, las paellas de fechas especiales, las idas a comprar ropa cada cumpleaños y las pizzas cumpleañeras.  Extraño contarte de mis amores y desamores, de las cosas que me hacen llorar, de las angustias que vivo ahora, de lo que me hace estar triste, mis alegrías y de mi soledad. Extraño tantas cosas de ti, pero sobre todo extraño eso que jamás conocí de ti, tantas cosas que me faltó preguntarte, tantas cosas que me habría gustado saber de ti. Tantas cosas que hoy te llevaste contigo y que jamás podré saber. Tengo miedo ma. Tengo miedo de muchas cosas, pero sobre todo miedo a no encontrarle un sentido a esto, un sentido al despertarme y estar aquí. Lo hallo cuando está la abue y el pa, pq los amo y quiero que sean felices, pero no hallo un sentido para mí. Creo que ya sabes tantas cosas que me han pasado y claro que ya debes saber q mi mundo se movió de tal forma que todas las estructuras sobre las que monté mi vida se destruyeron. Llevo dos años tratando de reconstruirlas y  no es fácil, ya ni sé que estructuras quiero hacer. Solo quiero un abrazo tuyo, una palabra, una caricia, algo que me haga sentir que estás conmigo y que no estoy sola y que todo lo que hago, lo hago con un sentido. Ayúdame a tomar por el camino correcto, de sentirme día a día feliz conmigo, tranquila. Te amo, te amo, te amo tantoooooo que como siempre te he dicho devolvería el tiempo millones de veces por repetir esos 14 años que pasé junto a ti.  

No hay comentarios: