martes, 25 de marzo de 2014

Bogotá alucinante


No se a ustedes, pero detalles como estos hacen que Bogotá me parezca alucinante y hermosa. El final del 25 de marzo del 2014, desde la ventana de un pequeño apartamento en el sur de la ciudad. De fondo el sonido de los carros de la avenida Boyacá, miles de carros con personas que buscan esconderse de la noche bogotana, huir de la rutina y tener un momento para tomar un respiro. Las laderas se encienden e inevitablemente la ciudad se va aquietando. Bogotá no es 24 horas, Bogotá es medio humana, duerme al ritmo nuestro y despierta muy temprano para cumplir con una rutina y soportar el afán que produce el eco de la palabra "progreso".

No hay comentarios: