sábado, 8 de febrero de 2014

Y fuiste más que un sueño…



Es difícil verte en una imagen congelada,
Revivir los momentos en la mente y ver un chat que jamás será respondido
Thames y Paraguay, Callao y Corrientes , Belgrano y Entre Ríos,
Cuantas esquinas testigo de ese amor fugaz que estuvo ahí
Que palpitó en los dos y que nos llevó a perdernos por días
A huir de la realidad, del destino.
Le jugamos una buena o mala pasada a la vida,
La misma que nos susurró, nos dijo y luego lo gritó que no más,
Pero forzamos los momentos, luchamos por eternizar las charlas, los abrazos
E incluso las lágrimas en los momentos más difíciles.
Al final parece que ni te importó, pero para mí fue una de esas películas que mi mente se niega a borrar.
Y te pienso, y pienso esa ciudad a tu lado.
Y Pienso un Buenos Aires nublado, lluvioso, nostálgico e incluso distante que me parece maravilloso.
Una soledad, un cortado y unos 10 minutos por decenas de días de ausencia.
Pero ahí estás y eres un recuerdo a veces cruel, a veces real, a veces con ganas de no seguirlo más.
Fuiste un compañero por un tiempo que pareció corto, un tiempo fugaz, pero un tiempo que indiscutiblemente marcó.
Tal vez la vida no nos vuelva a cruzar, así lo sentí al tenerte a mi lado. Cada día a tu lado parecías más distante.
Cada día a tu lado entendía lo opuestos que somos,
Y entendía que la casualidad era q vivíamos en el mismo planeta.
Es difícil de entender, pero tal vez comprensible. No era tu complemento ni tu el mío.
Pero fue lindo soñar contigo, soñar con algo más y creer en ese otro cómplice.
Parece un sueño, un sueño que duró casi dos años, un sueño que a veces parecía pesadilla,
Pero del que aún es difícil despertar y que el tiempo y la distancia se encargarán de cerrar.

No hay comentarios: