jueves, 28 de junio de 2007

¿Colombia aún podría llamarse país?



No podía dejar sin escribir sobre este tema. Esta mañana a punto de levantarme, lo único que me molestaba era un leve dolor de espalda que sentía por una mala posición. Pero al fondo en la habitación de al lado una realidad colombiana se hacia de nuevo evidente.

Mi dolor de espalda dejó de serlo y se convirtió en una tristeza penetrante, una decepción profunda con esta sociedad. Once diputados, secuestrados hace cinco años estaban muertos. Doce personas que alguna vez creyeron en Colombia, vivieron en carne propia la indiferencia y antidemocracia característica de este lugar.

Y aún estando muertos ni siquiera sus cuerpos regresan a las manos de sus seres queridos. ¿Hasta cuándo? la historia se repite y pareciera que los muertos que deja esta disputa entre poderes sólo queda en la memoria de unos pocos que se resisten a olvidarlos.
Señor presidente no es hora de buscar culpables, es hora de buscar soluciones. No esperemos que todos los secuestrados terminen de esta manera. Sólo me quedan unas cuantas preguntas al aire: ¿Si las Farc los tenían hace cinco años qué diferencia habría tenido asesinarlos ese mismo 11 de abril a hoy? ¿Le conviene al gobierno de Uribe decir que si hubo enfrentamientos en esa zona? obviamente no, pero siempre a defendido el rescate a sangre y fuego ¿entonces a quién creerle?
Ni a los unos ni a los otros. Los colombianos somos espectadores de cortinas de humo y desconocemos la verdadera esencia de los acontecimientos que ocurren. Somos gritos que se desvanecen en el vacío porque nunca llegan a buenos oídos.
Exigimos que no sólo se quite la venda de cientos de secuestrados que tienen derecho a su libertad, sino que todos los colombianos sepamos la verdad y no andemos como seres alienados y vendados a una corrupta realidad. PARA VOLVERNOS A VER SI AL ACUERDO HUMANITARIO.

1 comentario:

Sandel dijo...

Sin palabras ...