lunes, 1 de octubre de 2007

EL ARTE DE TITULAR


Julio Villanueva Chang, periodista peruano, presentó las claves para escribir lo que él llama “el tronco de la historia”, otra de las actividades ofrecidas por el Festival del Malpensante.


Los que alguna vez se han sentido enfrentados a un texto sin cabeza o una hoja blanco, se han sumergido en la constante búsqueda de un título. Julio Villanueva Chang, periodista fundador de la revista Etiqueta Negra del Perú, decidió tomar la batuta y dirigir a una singular orquesta de inexpertos tituladores, en medio del F11. Su doctrina, basada en su experiencia como editor y periodista, gira alrededor de una frase corta y escueta: “El titular como una promesa”.

Compromiso que tiene el escritor con su lector, que jamás se debe romper y mucho menos olvidar. O más bien del medio con el espectador, pues Julio Villanueva, afirma que tanto el fotógrafo, como el editor y el diagramador, son cómplices en el éxito o fracaso de un titular. De ahí que la lectura de los textos esté dada por esa magia de la primera frase, que no solo atrapa, sino como un anzuelo pesca al público y lo mantiene preso.

Julio Villanueva se mueve de un lado al otro, se sumerge en un mar de titulares e intenta vislumbrar aquellos errores que a veces no son tan notables. Las risas del público no se hacen esperar, titulares como “Washington Dí sí”, atrapan a un lector, pero no cumplen con la promesa, por el contrario rompen cualquier contrato. El público se siente traicionado, pues en cambio de encontrar un artículo sobre la aceptación de una propuesta, lanza frases entrecortadas de un folleto de viaje.

De ahí la afirmación de Villanueva “El trabajo de titular, no depende del ingenio, sino de la ética”, que reitera ese compromiso periodístico y recuerda que más allá de estar informando, se tiene en las manos la reputación de las personas. Jugar a ser poeta en un lugar inapropiado, es uno de esos casos donde se suele incurrir, el ejemplo sale a flote “La muerte llegó vestida de nieve”, que cuenta la tragedia de cientos de familias peruanas que fueron víctimas del invierno.

Sorpresa, claridad, precisión y propiedad, fueron los componentes principales de los buenos titulares, aquellos que cumplían al lector y jamás le faltaban al respeto. “El cebiche nació de un hijueputa”, decía en primera página la revista Etiqueta Negra, en un experimento osado por atrapar la atención. Las risas del público fue el primer síntoma de simpatía, pero Villanueva la remató con una dosis de ironía que opacó el titular, “El sobreingenio es el que nos puede llevar a ser unos hijueputas”.

Dos horas no fueron suficientes para convertirse en un experto titulador, pero si lo fueron para recordar que hacer “filosofía de lo obvio” no es tan fácil como aparenta y que implica una práctica basada en el error. El oficio de atrapar lectores con primeras frases no es obra de grandes genios, sino de una escritura sencilla que no pretende confundir, por el contrario convertir esa primera frase en “un faro que ilumina lo que se quiere y puede mostrar a lo largo de una aventura como lo es leer un texto”, afirmó Villanueva.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Apocalipsur: Un nuevo respiro


Cinco años después de haber terminado de rodar la cinta, haberla presentado en festivales como el de Guadalajara y resultar ganador de un premio India Catalina, Javier Mejía presenta su ópera prima, una cinta que reivindica la visión de su generación frente al narcotráfico.

Medellín continúa dejando mucha tela para cortar con su inacabada violencia de finales de los ochenta. Una época de narcotráfico, delincuencia y sicariato, que ha sido reflejada en cintas como "Rodrigo D no futuro", donde la población de las comunas se convertían en el personaje principal, la cuna de la violencia y sus jóvenes las principales víctimas. Pero una nueva cinta refresca este conflicto, situándose desde un punto distinto y dándoles voz a otros con vivencias distintas.

Apocalipsur es el nuevo respiro que retoma una capital paisa violenta, vivida a través de jóvenes de estrato medio y alto, testigos de la injusticia social. La ópera prima de Javier Mejía se convierte en el relato de una historia, llena de contrastes, todas bajo un hilo conductor, 'EL Flaco', un joven con dinero, que huye al exterior por las continuas amenazas y por el cual sus amigos se mantienen unidos.

Malala una mujer agobiada, Caliche, compañero de cautiverio del flaco, Pipe un paralítico adicto a los narcóticos y la comadreja; se unen en un viaje a bordo de una camioneta, donde se desarrolla gran parte de la historia, para recoger luego de ocho meses al flaco. Droga, riesgo, reflexión y hasta una iguana (Mariguana), hacen parte de un viaje frenético que deja ver el gran significado de amistad que existe en la comunidad paisa.

El retrato de otros colombianos se empieza a mostrar, de unos antioqueños cansados de los humos de sus paisanos, que se atreven a criticar la vida fácil de un país azotado por la violencia y del poder de unos personajes rodeados de extravagancias. "Es una nueva voz entre las tantas que necesita expresar la realidad que ha dolido y duele, es una reacción de una juventud que creció a la sombra del narcotráfico y la violencia a sus espaldas", afirma Enrique Patiño, editor general de la revista Plan B.

La época de Pablo Escobar y de narcotraficantes, vuelve a ser contada, pero ahora a través de nuevos lenguajes y propuestas, como la califica Juan Ensuncho Barcena, guionista y periodista colombiano: "Una película de carreteras- "road movie"- que es una demostración de cine de autor con alta dosis de poesía e ironía que no es común en nuestro cine" y agrega que será un hito en la cinematografía nacional, pues no recuerda otra película que pueda ser "de culto" en Colombia.

Mientras que para algunos expertos como Juan Ensuncho Barcena es una cinta que refleja su propia generación y que resulta innovadora, para otros como Enrique Patiño, es tan sólo un retrato del colombiano que somos todos, pero que no marca una tendencia y mucho menos rompe con los formatos. Pero ambos bajo un común denominador una película que sirve para reinventar la historia, reconstruir el pasado, reconocer los errores y en mayor medida una medicina "que nos ayudará a cerrar nuestros múltiples duelos de una manera tan bella".

www.apocalipsur.com

miércoles, 15 de agosto de 2007

Por la libertad de prensa

Sólo quería mostrárles parte de las campañas que realizan Reporteros sin fronteras. Una realidad que no sólo involucra Irak, oriente medio, sino también nuestro país. ¿Pueden decir los periodistas todo lo que saben? También los están matando.

domingo, 12 de agosto de 2007

IMPUNIDAD


13 DE AGOSTO DE 1999

8 AÑOS Y AÚN CONTINÚA LA INJUSTICIA

EN CONMEMORACIÓN DE SU MUERTE

JAIME GARZÓN
(1961-1999)

sábado, 11 de agosto de 2007

PRESUPUESTO DE 2008 TAMBALEA POR CRISIS HIPOTECARIA DE EE.UU.


El pasado 27 de julio de 2007, el ministro de Haciendo Oscar Iván Zuluaga, presentó ante el Congreso la iniciativa más importante de la legislatura para el campo económico. El proyecto de ley de presupuesto para el 2008 quedó en manos de los parlamentarios hace más de quince días. 125,7 billones de pesos es la cifra que el Gobierno aspira financiar para el próximo año, el sexto, para el presidente Álvaro Uribe.

Una iniciativa que respecto a la proyección del presupuesto anterior, varió un 7,4 por ciento. Sin embargo el Gobierno buscó primero establecer los gastos y desde éstos buscar los ingresos para financiarlos. Algunos de éstos son las transferencias de Ecopetrol al presupuesto nacional (3,8 billones) y 66,2 billones que aportarán los impuestos. El déficit no disminuirá, por el contrario puede llegar a ser mayor del 3,3 por ciento que veníamos acostumbrados.

El gasto de funcionamiento se incremento en un 10,2 por ciento, quedándose finalmente con el 57 por ciento de la torta del presupuesto nacional. Mientras que el servicio de la deuda sólo aumentó un punto, quedando en 39 por ciento. Un manejo prudente de la deuda que pretende destinar cualquier aumento extraordinario al saldo de la misma. En cuanto a la inversión tan sólo el 20 por ciento se tiene proyectado.

El incremento más notable es el destinado al financiamiento de gastos asociados a la defensa y a la seguridad del Estado, de 1,17 billones de pesos se pasó a 3,6 billones. Mientras que las inversiones sectoriales como el transporte, industria y comercio han sido descuidadas, llevando a un crecimiento negativo. El destino del gasto público empieza a preocupar en la medida en que deja a un lado los sectores donde debería existir mayor inversión. La competitividad que generaría el apoyo a la investigación o a la industria es algo que no parece preocuparle al Gobierno Central.

La aparente bonanza fiscal que atraviesa el país ha llevado a optar por no vender su parte en ISA e Isagén y aumentar el endeudamiento externo en 1300 millones de dólares, para estimular la revaluación del peso. Sin embargo el pasado 11 de agosto, el dólar volvió a recuperarse por encima de los dos mil pesos, lo que le dificultaría al gobierno conseguir préstamos baratos en el exterior. Reconsiderar la venta de ISA por 2700 millones de dólares llevaría a “reducir la deuda externa en un 12 por ciento”, aseguró la Comisión del Gasto Público.

A pesar de que en el presupuesto se vaticino una devaluación del 8 por ciento para fines del 2008, la proyección empieza a convertirse en una realidad. “Si la crisis hipotecaria en EE.UU. continúa, los efectos para Colombia serían peores, pues podrían implicar menores exportaciones”, afirmó Any Peñaranda, jefe de investigaciones del Banco de Bogotá. El Gobierno debe realizar presupuestos que le apunten a otro tipo de inversiones, para que en casos como éste, no dependamos tanto del mercado mundial, sino estemos confiados en un mercado interno competitivo.

martes, 7 de agosto de 2007

Aprendamos a escribir para el mundo digital

No más de un año recibí una clase que se llama Nuevos medios, una oportunidad para aprender a publicar en la web y saber hacerlo correctamente. Y aprendí varias cosas que quiero compartir para evitar los errores en los que todos caemos.

El ojo por lo general siempre mira la parte superior izquierda primero, es a la que le da más importancia y luego si hace su recorrido a partir de ese punto. Por eso si quieren darle importancia a algo, pónganlo en este punto.

Y bueno otra clavecita, los mejores periódicos del mundo con buenos sitios web, escriben de la manera como lo estoy haciendo. El país de España no hace párrafos tan largos, algunos recomiendan de no más de tres líneas y Eltiempo.com hace los mismo con la información.

Además leer en el computador o en versión digital cansa más el ojo humano, es por eso que se deben hacer textos cortos con párrafos donde se disminuya su extensión. A la vez se debe aprovechar la multimedia, por eso se pueden acompañar de fotos, sonidos y hasta videos.

¿Por qué debemos escribir como si lo hicieramos aún en una máquina de escribir? el tiempo ha cambiado y la web exige otros parámetros para que realmente seamos leídos. Trataré de seguir estos consejos y pues pasen por estos sitios web y confirmen lo que les digo.

sábado, 28 de julio de 2007

Ojo con los carros en la 72 con 11

Les cuento algo que me sucedió en este prestigioso sector de la 72, muy cerca al teatro nacional. Llegamos alrededor de las dos de la tarde con mi familia a hacer unas vueltas y no conseguimos parqueadero cercano y pues como a veces la pereza puede más, lo dejamos en una bahía.

En ese momento se nos acercó uno de los que cuida el carro y nos dijo que no importaba que dejáramos el carro ahí que había un acuerdo con número no se que, donde decía que podíamos dejar el carro en las bahías. El señor con fotocopia en mano de un artículo del periódico confirmó lo que estaba diciendo. Cuando nos bajamos del carro nos preguntó que para donde íbamos y si nos demorábamos, inocentemente le respondimos y nos fuimos a hacer la vuelta.

No nos demoramos más de veinte minutos y a la salida vimos como se nos llevaba el carro la grua de tránsito. El señor que cuidaba carros nunca apareció y el primer y único carro que se estaban llevando era el nuestro. Eramos los últimos en ocupar la bahía. Que casualidad nuestro carro fue el primero que se llevaron, el señor sabía donde estábamos y cuánto nos íbamos a demorar, tiempo suficiente para avisarle a la policía.

Y bueno el cuento no termina ahí. Logramos bajar el carro, el cuál termino rayado por debajo (nadie respondió) y nada que nos hacía el parte. Se demoró más de cuarenta y cinco minutos haciendo pantalla. Los otros carros que eran unos cuatro o cinco más arreglaron a su manera. A nosotros nos tuvo más tiempo, luego se dio cuenta que no se iba a hacer nada y nos puso el parte.

250.000 pesos hemos tenido que pagar por parquear en lugar prohibido eso no lo niego, lo que si denuncio es la complicidad evidente que existe entre cuidadores de carros, los de la grua, los propios policías y quién sabe cuántos más. Por lo menos el jueguito con nosotros no les funcionó, sólo tengan en cuenta eso y evítense problemas. No sigamos el juego que desde arriba nuestros dirigentes empiezan.

jueves, 5 de julio de 2007

Colombia se volcó por la libertad


A diferencia de miles de personas, estos familiares de algunos secuestrados optaron por acostarse al lado de la estatua de Simón Bolívar y callar cuando el reloj marcara las doce. "El pueblo lo dice y tiene la razón, Acuerdo humanitario es la solución", cantaban minutos antes del momento esperado. Sus cuerpos lejos del cansancio sostenían carteles que exigían la liberación inmediata de sus allegados, una foto reciente de ellos y una voz que se unía a la de millones de colombianos que decidieron salir a las calles a clamar por la libertad.


A la hora indicada las campanas de la Catedral Primada no se escuchaban. Los pitos, gritos y el blanco predominante eran las manifestaciones de una Colombia inconforme, un país que le pide parar a los grupos alzados en armas, conciencia al gobierno y a todos los ciudadanos que aún son indiferentes a esta realidad. Era un grito desesperado para que cese esta violencia y para que los secuestrados sepan que aún no los olvidan, pues los esperan con los brazos abiertos. ¡Vivos se los llevaron, vivos los esperamos!

Aquí van imágenes de ese día que logre captar:



Más de seis años y aún sin noticias



Este 20 de julio la familia de Gerardo Arandia Valentín cumple siete años sin tenerlo a su lado. Este geólogo de la Universidad Nacional, se suma a la inevitable cifra de 6772 secuestrados en poder de las Farc. Sin pruebas de supervivencia esta familia mantiene su esperanza firme en un regreso pronto y en paz. "Por la libertad con dignidad", se leía en las camisetas de esos seres queridos que aún lo esperan con los brazos abiertos. Angie Arandia, su hija, ya tiene trece años y no despierta un día sin pensar en estar cerca a su padre. Rosa María Valentín, su mamá, sostiene el cartel así como lo ha hecho sin desfallecer los últimos seis años. "Su esposa está enferma, pero también lo espera con los brazos abiertos", afirma Teresa Rocha, otra familiar que marcha para que esto no quede en el olvido.

¡Me uno a su dolor y a un pronto regreso a casa!

martes, 3 de julio de 2007

Curioso, pero una triste realidad



En El Tiempo del 03 de julio de este año, sale esta caricatura. La ironía de una realidad más bien cercana.

domingo, 1 de julio de 2007

Este jueves salgamos a las calles y exijámoles a los violentos


Me uno al homenaje que rinde hoy el tiempo a más de 3000 secuestrados que tiene nuestro país y a la vez a la realización de un Acuerdo humanitario para evitar que se sigan sumando más nombres a las listas negras de secuestrados muertos en cautiverio.

jueves, 28 de junio de 2007

¿Colombia aún podría llamarse país?



No podía dejar sin escribir sobre este tema. Esta mañana a punto de levantarme, lo único que me molestaba era un leve dolor de espalda que sentía por una mala posición. Pero al fondo en la habitación de al lado una realidad colombiana se hacia de nuevo evidente.

Mi dolor de espalda dejó de serlo y se convirtió en una tristeza penetrante, una decepción profunda con esta sociedad. Once diputados, secuestrados hace cinco años estaban muertos. Doce personas que alguna vez creyeron en Colombia, vivieron en carne propia la indiferencia y antidemocracia característica de este lugar.

Y aún estando muertos ni siquiera sus cuerpos regresan a las manos de sus seres queridos. ¿Hasta cuándo? la historia se repite y pareciera que los muertos que deja esta disputa entre poderes sólo queda en la memoria de unos pocos que se resisten a olvidarlos.
Señor presidente no es hora de buscar culpables, es hora de buscar soluciones. No esperemos que todos los secuestrados terminen de esta manera. Sólo me quedan unas cuantas preguntas al aire: ¿Si las Farc los tenían hace cinco años qué diferencia habría tenido asesinarlos ese mismo 11 de abril a hoy? ¿Le conviene al gobierno de Uribe decir que si hubo enfrentamientos en esa zona? obviamente no, pero siempre a defendido el rescate a sangre y fuego ¿entonces a quién creerle?
Ni a los unos ni a los otros. Los colombianos somos espectadores de cortinas de humo y desconocemos la verdadera esencia de los acontecimientos que ocurren. Somos gritos que se desvanecen en el vacío porque nunca llegan a buenos oídos.
Exigimos que no sólo se quite la venda de cientos de secuestrados que tienen derecho a su libertad, sino que todos los colombianos sepamos la verdad y no andemos como seres alienados y vendados a una corrupta realidad. PARA VOLVERNOS A VER SI AL ACUERDO HUMANITARIO.

lunes, 25 de junio de 2007

Tortazo

El año pasado durante un día de grabación. Un intento de un pequeño cortometraje que aún no he visto, pero al final esta escena resulta divertida. Un mal entendido entre unos novios lleva a la separación de los mismos, el mismo día en que él cumple años.Todo termina con un tortazo.

lunes, 18 de junio de 2007

SIN DERECHO A REÍR


Este año, Colombia completa ocho años sin mirarse en el espejo y reírse de su propia realidad, el mejor legado de Jaime Garzón.

Por: Lina Sánchez

¿Cuántos paramilitares no habría visto Néstor Elí entrar al edificio Colombia? O ¿cómo se vería este edificio en manos de Uribe, aún en obra negra o totalmente en escombros? O más bien, ¿Qué pensaría el compañero John Lenin del recorte de la ley de transferencias? a lo mejor, estaría Heriberto de la calle brillando los espacios oscuros no sólo de la cárcel de Itaguí, sino del congreso entero. De estas y de muchas posibilidades de ver desde otro punto la realidad nacional fuimos vetados todos los colombianos, ese 13 de agosto de 1999 donde no sólo murió el eje crítico del país, sino la Zoociedad entera.

Recorrer las hemerotecas de las bibliotecas, es viajar al pasado. Los diarios físicos han sido reemplazados por aparatos que leen cintas donde están los periódicos de la época. La manija da vueltas y la historia nacional comienza a reflejarse. Sábado, Agosto 14 de 1999: “Asesinaron la risa” titula El Tiempo, acompañada de una foto de Heriberto de la Calle lustrando los zapatos de su creador. Cantidades de artículos son publicados no sólo en este diario, sino en El Espectador y hasta en la revista Semana. Se respira nostalgia y la rabia que produjo en miles de colombianos este asesinato, hace que salga a flote cuando se recorren las letras de lado a lado. Esta realidad que hace más de seis años vivía el país, parece haber olvidado a los miles de muertos que ha dejado y continuar como si nada hubiera pasado.

El día que dejó de existir

Jaime Garzón se levantó ajeno a la sabiduría popular que teme al viernes trece y se alistó como lo dictaba la rutina. Tampoco sintió el pálpito que su compañera Gloria Prieto “La Tuti” tenía cuando lo vio vestirse con esa camisa blanca con rayas café que usaba el día del accidente en una vía del llano, donde estuvo a pocos minutos de irse al vacío. Salió en silencio de su casa ubicada en el barrio La Macarena y abordó su camioneta Cherokee Laredo gris. Debía llegar antes de las seis de la mañana para participar en el noticiero de R@dionet con los apuntes críticos de “Heriberto de la calle”.

Tomó la calle 26 y volteo por el barrio Quinta paredes. A las 5:47 se detiene ante el semáforo de la Cra 42b con 22f y del separador sale una moto blanca de alto cilindraje. Se acomoda al lado del conductor, descargando seis impactos en la cabeza y cuello del humorista. La moto huye con sus dos personajes cubiertos por cascos y con una bayetilla que cubre la placa. La camioneta pierde el control, rodando por una cuadra entera, hasta que se desvía y se estrella contra un poste del separador.

Yamid Amat, director del programa y amigo de Garzón, pasa a las 5:50 por el lugar y cree que Jaime se ha accidentado, pero cuando uno de sus escoltas se asoma, confirma la fatídica noticia. La indignación y la tristeza invaden los estudios de radio donde se informa por primera vez a Colombia sobre la situación. ”Dios te guarde y gracias por hacernos reír y pensar”, decían los mensajes que junto a varias flores empezaron a llenar el lugar. Mensajes que recogían la rabia, el rechazo y la desazón que deja este acto que muchos calificaron como cobarde.


Más que un humorista, un trabajador por la paz

“Jaime Garzón era como un niño. Tenía los sueños grandes, como los niños, y la aplastante realidad de Colombia no los había recortado sino que, por el contrario, los había hecho más fuertes”, así lo describió la revista Semana en la publicación que referencia a su asesinato. Y estas son las mejores palabras para describir a este soñador que más que hacer fantasear a Colombia la hizo reflexionar y ser consciente de lo que era.

Desde sus 18 años empezó a darse cuenta que la solución al conflicto no estaba en las armas, sino en el diálogo, fue así como decidió salirse de la guerrilla a la que se había unido, regresar a Bogotá y replantear su labor a favor de la solución de la violencia. Fue elegido alcalde del Sumapaz, gracias a la colaboración que prestó a la campaña de Andrés Pastrana. Estableciendo relaciones con la guerrilla, para facilitar el progreso en el lugar.

“A mí no me hablen de cifras. Yo no voy a llevar plata, no cobro un peso. Esta es una labor humanitaria. Yo hago el acercamiento y puedo subir con ustedes a la montaña para garantizar que no les hagan conejo y puedan volver a bajar”, repetía Garzón en cada oportunidad donde intercedía por un secuestrado. Esta labor la intercalaba con sus programas Zoociedad y luego Quac, donde logró dejar en la memoria de los colombianos, grandes personajes como Néstor Elí, Inti de la Hoz, Dioselina Tibana, entre otros.

Su alto grado de vinculación con todos los puntos estratégicos de la negociación de paz, generó inconformidades en distintos grupos. El periodista y humorista lograba reunir en su mesa grandes personalidades de visiones diferentes para dialogar y generar soluciones. Fue así como la policía mal interpreto su cercanía con las FARC, al igual que su intermediaciones con el ELN le trajeron inconvenientes con las AUC. El día antes de su muerte en un restaurante, en medio de sus amigos, sintió el flash de un fotógrafo que luego desapareció. Garzón se puso pálido “Me van a matar”, dijo.


Posibles autores

El crimen de Garzón estaba anunciado y las primeras transmisiones que Colombia escuchó apuntaban a los paramilitares, sin embargo, Carlos Castaño emitió un comunicado donde negaba su participación. Pues ese sábado, luego de su muerte, había programado un encuentro con el jefe de las Autodefensas para que le explicara porque lo quería matar. “El sábado ya no existo”, les dijo a los familiares de un secuestrado el 12 de agosto, en un tono que mezclaba burla y temor.

Otra de las hipótesis que acercaban a las autoridades era una que incriminaba a la misma Fuerza pública, un sector inconforme con los acercamientos que Garzón había tenido a las FARC y al ELN. Pues en una ocasión el general Jorge Mora, en ese entonces, comandante del Ejército, mandó a investigar al periodista, por sus intermediaciones en un caso de secuestrados que hubo en la vía al llano.

La última sospecha que planteaban, hacía responsable a un grupo inconforme de la FARC, que no estaban de acuerdo con la labor humanitaria y pretendían torpedear al proceso de paz. Cinco años después, el 10 de marzo de 2004 la justicia sentencia a 38 años de cárcel al jefe de los paramilitares, Carlos Castaño. Condena que aún no ha sido cumplida, pues el país no sabe nada de este personaje que aparentemente esta muerto. Un caso más dentro de muchos otros que quedan impunes en este país.

***

Menos mal que para muchos colombianos este fue un suceso que jamás olvidará, pues vive en el inconsciente colectivo de un país adolorido. El día que a Colombia le prohibieron reír. ¿Cuántos muertos deberán sumarse para que entendamos que este no es el camino? La lista seguirá aumentando. Los soñadores serán truncados por el miedo y la violencia de unos pocos que no les conviene dejar de jugar con el destino de un país. Pero como afirmó el periodista Guillermo Díaz Salamanca, en una columna de El Espectador del 14 de agosto de 1999 “Callarse o cambiar la tonalidad, es ser más permisivo con la violencia. Seguir trabajando como hasta ahora, es el mejor homenaje que le podemos brindar”. Y éste debe ser el camino, aunque siga faltando un Nestor Elí, un John Lenin o un Heriberto de la Calle que nos muestre que el edificio Colombia no ha cambiado y que por el contrario, ahonda en la miseria gracias a unos personajes que cada vez son más ricos y poderosos.

lunes, 28 de mayo de 2007

"Cabeza de ahuyama"

Aquí va uno de tantos personajes colombianos que no se consiguen en otro lugar...


AUTORAS: Maria Alejandra Clavijo y Lina Sánchez.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Satanás la película

Esperemos que esta película conserve la magia del libro de Mario Mendoza..

No olvidemos que el libro y la película fueron inspirados en la masacre de Pozzetto, pero que no responden a los hechos reales y mucho menos el Campo Elias o Eliseo son lo que se muestra en estas realizaciones. Estuve navegando y me encontré con un artículo interesante de Cambio, que aclara el perfil de Campo Elías, dejándolo de clasificar como muchos han creído, un asesino en serie: Haga clic aquí y lea el artículo Las verdades de Pozzetto

sábado, 19 de mayo de 2007

¿Qué sabía Jaime Garzón de Álvaro Uribe?

Colombia hace ya casi ocho años no ha vuelto a reir

El 13 de agosto de 1999, un viernes en donde para muchos la supertición no vale, Jaime Garzón, fue asesinado. Grupos de ultraderecha que no soportaron tener la verdad en su cara, cesaron la vida de este humorista colombiano, de este niño que hizo volar sus sueños y nos enseñó a reir a cada uno de lo colombianos.

miércoles, 16 de mayo de 2007

Jugo de Cangrejo

Cumpleaños Santa Fe en el corazón de Bogotá




Este año Santa Fe, equipo de fútbol bogotano, cumplió 66 años. Este pequeño video contiene algunos detalles de la celebración de la cual no sólo hizo parte el fervor y la pasión de la hinchada, sino una bandera de un kilómetro de largo.

jueves, 10 de mayo de 2007

DESCAMADORES DEL RESTREPO

¿Sabe por donde pasa su pescado antes de ser servido en la mesa? Estos personajes son los encargados de quitarles las escamas y las agallas para que puedan ser comidos.

sábado, 5 de mayo de 2007

Ana y Mía ¿Amigas?

Sólo quería dejarles este video para que reflexionaran y nos dieramos cuenta del problema que sufren muchas personas ahora. Podemos ayudarlas y hacerlas caer en cuenta que la comida es una bendición muy grande. Que no es justo la muerte de niños en nuestro país por inanición y mucho menos la muerte de personas que lo tienen todo y que deciden dejar de comer por verse "bien". Producto de los medios, de personas que se dejan lavar la mente y de algunos pocos dueños del poder que establecen cánones de belleza que no tienen nada que envidiarle a los cuerpos que descansan en los cementerios.

BOCANADAS DE AIRE

Sin darse cuenta muchos fumadores consagrados cambian su dosis diaria de tabaco, por una completa de oxígeno. Esta es una historia del cigarrillo a la bala.

Por: Lina Sánchez Alvarado

Es un cuarto mediano, rodeado de muebles con una pelusa café que le dificulta respirar, al frente una mesa de vidrio y al lado el comedor con seis puestos. Pasa la mayor parte del tiempo ahí. Se sienta en el sofá más grande donde dura horas y con la mirada fija en algún punto de la pared parece ausente. No pronuncia palabra, el lugar guarda un silencio sepulcral.

Es hora de la segunda pasta del día. Mira el reloj, apoya sus manos y coge la pasta marcada con el número dos. La toma y vuelve a sentarse. Clava otra vez la mirada en algún punto quedándose inmóvil. Pastor Piñuela desde hace más de dos años no sólo vive con el error del cura que en vez de bautizarlo como Peñuela, le puso una i, sino con el error que cometió durante más de cuarenta años sin saberlo.

Su nariz está atrapada, ahora es esclava de un arito que la rodea y lo acompaña día y no che. Procura vestir como lo hacía antes con sus pantalones de dril, pero ahora pasa hasta tres días usando sólo pijamas. La cara está delgada y la voz desaparece con frecuencia. Se sienta junto al teléfono, pues es el único que logra sacarlo del estado de inmersión.

La espalda empieza a dolerle, se para con dificultad. Agarra la manguera, la recoge y camina hasta la cocina. Desde la mañana le dejo preparada la agüita aromática que es lo único que le hace, así se esté muriendo por un tinto. La calienta, toma el primer sorbo, vuelve y se sienta. La bala de oxígeno es enorme, desde que llegó tuvimos que cambiar todas las cosas de sitio para poder acomodarla. Jenny, mi hija, reunió plata y ahora tiene 15 metros de manguera, puede moverse por toda la casa.

A los siete años Pastor quedó huérfano. María del Carmen, mi suegra estando embarazada se metió en una quebrada y la picó el agua. Mientras que Ramón Peñuela quedó atrapado en el horno ardiente donde sacaba el carbón de palo. Desde ahí viajó de Sopó a Bogotá quedando durante largo tiempo a la deriva. El cigarrillo se convirtió en su mejor compañía. Durante el servicio militar quién no fumara no era considerado un hombre, así que el consumo se acrecentó. Pero por lo menos esos años en el ejército le sirvieron para educarse.

Pastor y Ema se subieron en un bus y se sentaron en una de las primeras sillas. Antes de llegar al paradero, ella había comprado el periódico del día. Como era costumbre Pastor lo agarraba, colocándoselo debajo del brazo. Cuando estaban en la silla, luego de pagar, sacó el periódico y dirigió la mirada hacia éste. Ema siempre esperaba que lo leyera para luego cogerlo ella. El bus frenó, subiéndose un sujeto de unos treinta años. Alzó la mirada, fijándola en Pastor. Se acercó a él, bruscamente agarró el periódico, le dio una vuelta y se lo devolvió. “El periódico se lee así”, dijo el sujeto en un tono de voz elevado.

- ¿Quién era él?-le preguntó intrigada Ema.
- Nadie, un tipo que conozco desde hace rato.
-¿Por qué te dijo eso?
- No se, es que siempre me ha cargado bronca- respondió.

Ema nunca sospechó. Pero tiempo después tuvo que confesarle que no sabía leer ni escribir. “Es la hora en que llora de no saber nada, pues se siente aislado de la familia”, confirma su esposa. Desde esa edad no para de fumar. Además en el siglo pasado nadie ponía problemas por esas cosas. Nos subíamos con Pastor en los buses o estábamos comiendo en un restaurante y toda la gente fumaba. Nadie decía nada. Hasta embarazada de Eduardito en la casa donde vivíamos siempre nos sentábamos juntos a hablar mientras él fumaba. Para nosotros no era nada malo.

“Eso le dio por el cigarrillo, toda la vida en esas, antes no la paso más”, le decían los amigos hace 25 años cuando la úlcera se le reventó. Desde ahí creo que fue la primera vez que tuvimos conciencia. Él dejó los dos paquetes diarios de Pielroja que fumaba y empezó a cuidarse. En la casa el olor a tabaco empezó a disminuir.

Hoy duerme encima de un arrume de almohadas que lo mantienen sentado, si llega a dormir acostado puede morir ahogado. A veces lo escucho llorar, luego de discutir por asuntos donde quiere hacer su propia voluntad. Le cuesta respirar y el dolor que siente en su pecho es cada vez más fuerte.

La nueva rutina que tiene desde hace dos años la asume con serenidad, aunque hay momentos donde quisiera salir corriendo. No se arrepiente de nada “Ya que saco con pensar cosas, si ya no hay nada que hacer, sólo queda esperar que me muera”, repite constantemente.

- Sabe Ema, no me preocupa morirme, al fin y al cabo el médico dijo que ni siquiera guardara las esperanzas.
- Entonces no se preocupe, viva lo poco que queda bien con nosotros- contesta algo enojada.
- Si esto se puede llamar vida, pero bueno me preocupa mis chinitos y mi niña.
- Jenny va a estar bien, mire que ya tiene trabajo fijo.
-Si, pero con más de 30 años y todavía no ha tenido su primer novio.
-Déjela mijo tendrá sus razones. Los niños tienen a sus taitas y ellos verán que hacen con ellos. De todas formas yo voy a seguir aquí cuidándolos mucho.

El ahogo que siente sólo le permite tomar aire, la conversación termina. Se quita la manguera que le bordea la cara y agarra el ciplabutol, el número tres para él. Bajan la escalera y salen de la casa. Es un fin de semana soleado. Caminan unas tres cuadras, pero el inhalador no es suficiente, dan la vuelta y regresan.

Coloca de nuevo la manguera en la nariz. Se para junto a la ventana para distraerse por un momento. Jenny y Ema salen para comprar lo del almuerzo. La casa queda vacía. Suelta la manguera, abre uno de los cajones de la ropa y saca medio paquete de Pielroja. Los cigarrillos están amarillos y el empaque algo viejo. Lo acerca a su nariz lo huele durante un minuto, lo abraza y lo guarda. “Lo hago para no olvidar el olor y para acordarme que por culpa de ése es que estoy así”. Hace algunos años Pastor no cambiaría nada por unas bocanadas de humo, pero ahora debe hacerlo por unas pocas de aire.

sábado, 7 de abril de 2007

Un año de Semana Santa

¿Qué tal suena la idea? Para muchos tal vez algo descabellado, pero para los Hare Krishnas su realidad. Una comunidad vegetariana y preocupada por el cultivo del alma espiritual.

Por: Lina Fernanda Sánchez Alvarado

Es miércoles santo y la semana ya iba por la mitad. La crónica debía iniciarse, pero ni siquiera la experiencia estaba. Apenas la promesa de una conocida budista me había dado los primeros destellos. “En esta semana ayunamos y nos vamos a un retiro de unos cuatro días”, decía. ¡Perfecto! la idea ya estaba, pero ese mismo día volví a quedar sin nada. El maestro de mi conocida no permitió la realización de la entrevista, ni estar cerca de ellos y mucho menos la toma de fotografías.

Un poco perdida, en medio de tanta familia católica no encontraba otra salida. Así que en plena reunión de primos y tías, solté la incógnita. “Habla con musulmanes”, “Haz lo de los flagelantes”, “Vete a un pueblito” y finalmente la que me sacó del hoyo negro en el que me encontraba.

- ¿Por qué no la semana santa de esos tipos que son calvos y tienen una moñita?- dijo mi primo con entusiasmo.

- Ah de los que cantan y bailan- replicó mi tía.

- Los Hare Krishna- confirmó mi prima.

Y sin pensarlo más, agarré el teléfono para obtener el número de ellos. Sólo sabía que se hacían en la 32 con Caracas y así fue como conseguí los datos. Ese mismo día obtuve una cita para la mañana siguiente.

Era jueves santo, las calles vacías, la ciudad calmada y Transmilenio sin muchos clientes. No eran más de las diez de la mañana y pareciera que Bogotá fuera un lugar fantasma. Sólo las iglesias católicas estaban habitadas, la policía vigilaba desde la puerta el conocido Sermón de las Siete Palabras. Estación Profamilia, es hora de bajarme.

Paso la tarjeta y salgo de la estación. En frente un edificio que al mejor estilo de una construcción hindú recuerda un gran palacio. Las columnas están adornadas, las puertas llenas de detalles y los techos similares a la unión de varios corchetes. A la entrada dos elefantes cuidan la pequeña puerta. El templo Hare Krishna igual que la ciudad, parece desolado. A un lado de la reja el timbre.

“Ring, ring”, un muchacho de unos 17 años sale “¿A la orden?”. Todo parece extraño su aspecto no coincide con lo que me imaginaba. Su cabello abundante rodeaba su cabeza y su camisa azul con jeans lo alejaban de la realidad que mostraba el templo. “Hágame un favor, busco a Yuga”. Da la vuelta y baja las escaleras.

Ahora sale un hombre de no más de 25 años, con la conocida cola (sika) detrás de su cabeza, pantalón blanco, buso azul y un pequeño destello de pintura en la parte superior de su nariz. ¡No me equivoque, éste si es el templo! Pensé, mientras él miraba con extrañeza. Me identifique, de inmediato su rostro cambió y abrió la reja.

“No podemos hablar muy duro” fue su primera advertencia, bajamos las escaleras y entramos por la puerta principal. Había un corredor pequeño rodeado de vitrinas con libros, discos y hasta juegos de superación. Era la tienda del lugar, al lado una pequeña entrada nos mostraba el ingreso al parecer del templo. Y efectivamente, luego de quitarnos los zapatos, entré detrás de él. Un campanazo fue suficiente para avisar nuestra entrada a Krishna (Dios de la cultura védica).
Las miradas se cruzaron y el silencio del templo empezó a hacerse cada vez más fuerte. Era mi momento de intervenir. “¿Hay alguna celebración especial en esta Semana Santa?”, su primera reacción fue una sonrisa que apenas hizo mover sus labios. “Es un tiempo donde hacemos todo normal, lo único que dejamos de hacer es abrir el restaurante y no dictamos clases de yoga”.

Yuga se levanta a las seis de la mañana, practica Bhakti yoga (ciencia que los enseña amar a Dios) y dedica las demás horas del día a cocinar en el restaurante, dictar las clases que tenga y a reflexionar. “Hoy lo más importante es no descuidar a las deidades como lo hago todos los días”, agregando que es una de las razones por las que más personas se unen a esta cultura védica.

Alrededor de medio día luego de preparar el almuerzo, se sirve primero el plato más especial del lugar. En recipientes metálicos pequeños se sirven porciones de granos y salsas para el señor Caitanya y el señor Nitiananda, deidades que están representadas en el altar. Son ofrendas que realizan a diario los Hare Krishna y que luego son acompañadas por mantras o cantos típicos de la religión. Al final del día éstas son vestidas con pijamas para que puedan descansar.

El templo no es muy grande, es más bien un cuarto largo rodeado de cuadros que dibujan las deidades, sus dioses, fieles con las vestimentas y actitudes típicas como el baile y el canto. “Éste es Krishna, para muchos la primera vez es algo raro, pues es azul, usa aretes y collares. A mi ya me inspira y me transmite energía diferente, es hermoso”, dice mientras señala el cuadro donde un joven mira con ojos enternecidos.

El silencio del templo se ve interrumpido por seis jóvenes habitantes de este lugar que parten con mochilas y maletas en sus hombros. Todos miran extrañados para el altar, pues una persona ajena a su creencia toma fotos y apuntes. La expresión de tranquilidad de la cara de Yuga y la naturalidad con que los mira, los tranquiliza. Sube juntas las manos, las une y agacha la cabeza. Pronuncia una palabra poco entendible y los demás repiten lo mismo. Se retiran.

Vuelve la mirada hacia donde estoy, “Ojala todas las semanas fueran santas, como la celebran los católicos”, dice agregando que no es sólo por el espacio que tienen muchos para reflexionar, sino especialmente por la comida. En estos días es prohibido por el catolicismo el consumo de carne roja, por la muerte de Jesucristo. Yuga me saca de mi estado de reflexión y pregunta “¿Has visto cómo lloran las vacas antes de morir?”.

El recuerdo del sacrificio que presencie de Luna, volvió a mi mente. Y si, recuerdo las lágrimas en sus ojos y los continuos topetazos que pegaba contra la tierra antes de la matanza. Pero por otro lado en mi boca se sentía el jugoso sabor de un buen pedazo de carne. “Los animales son hermanos espirituales menores, cuando ellos sufren es imposible adorar a Dios”, afirmó algo enojado como si por un momento hubiera leído lo que por mi mente pasaba.

Saber respirar, caminar, ser conciente de la sencillez que se debe llevar en cada momento y sobre muchas cosas actuar como ser humano, son los principios del conocimiento védico y para ellos la clave para un vida sana, sencilla con un pensamiento elevado.

A un lado está el meridanga (tambor hindú), lo agarra fuerte, sosteniéndolo con una cuerda desde su hombro. Los sonidos mágicos típicos de la India empiezan a invadir el templo. El movimiento de algunos dedos en cada punta es suficiente para que el sonido fluya. Junto a éste instrumento y otros círculos dorados de metal se realizan los mantras (cantos) encargados, según ellos, de liberar la mente, de purificarla.

“Y sabes ¿por qué hacemos todo esto?”, aún sin entender mucho del asunto mi respuesta fue un no. “Para liberarnos de la energía ilusoria, para luchar contra Maya”, dijo, explicando que la mayoría de seres humanos están cegados al disfrute sensorial y todo eso es por la energía ilusoria que los enceguece. Para Yuga la Semana Santa es la oportunidad que tenemos para alejarnos de lo material, donde realmente el espíritu vive. Por eso según él, ellos viven los 365 días del año en esta semana.

Aclarando todas mis dudas, empecé a tomar las fotos. A un lado el altar con las deidades y al otro dos cuadros enormes de los líderes mundiales que aún viven sobre la tierra. En la esquina un pequeño cartel con algunas palabras, al parecer una oración de suma importancia. Cuando estábamos saliendo, Yuga se agacha en diagonal al altar, besa el piso, se para, voltea hacia mi y sonríe. Vuelve y toca la campana.

Amarre con fuerza los cordones de mis zapatos, subí la mirada y le di una ojeada a los horarios de las clases. Estire la mano, con el mayor signo de respeto me despedí, no sin antes prometer que volvería a comer en el restaurante y a recibir mis buenas clases de yoga.

viernes, 6 de abril de 2007

El Vía crusis más famoso del sur de Bogotá

¿Recuerdan al viejo solitario de Potosí que les mostre la vez pasada? Hoy alrededor de 15 mil personas como es sagrado todo viernes santo lo acompañaron y subieron la cruz que lo acompaña los 365 días del año. Aquí van algunas fotos...












Miles de feligreses se acercan a la base de éste árbol a poner las cruces que compraron o que ellos mismos han hecho.
















En un paseo familiar se convierte la travesía hasta este lugar. La chicha, la cerveza y las empanadas son la mejor compañía para la espera.



































Aunque muchos no tengan claro porque van a ese lugar, pues algunos desconocen porque se llama el Palo del Ahorcado, otros le llaman el Árbol de la Vida (según ellos si le das un beso a su tallo te llenarás más de vida) y las parroquias lo llaman el Árbol de la Paz, el fervor ha hecho que cada año se unan más personas.

miércoles, 28 de marzo de 2007

EL PALO DEL AHORCADO


Para muchos este nombre puede sonar muy conocido, pero para otros... no mucho. Este árbol es símbolo de Ciudad Bolívar y alrededor de éste giran tantas historias que se ha convertido en mito, al igual que la piedra del muerto, el puente del indio y hasta el palo de las brujas.

“Escalofriante serie de ahorcamientos en Ciudad Bolívar. Crece la violencia de la zona”, tituló en los años noventa el periódico El Espectador. Al igual que éste El Espacio prendió la alarma, pues supuestamente iban más de 30 suicidios en este árbol.

La serie Siguiendo el Rastro, recreó una historia que según los habitantes de Potosí nunca sucedió. Al igual recuerdan que colgaron un muñeco bien vestido, con botas Brahma que generó la preocupación en el barrio, pues creían que alguien ahora si se había ahorcado.

La única muerte que recuerdan los vecinos es la del señor que vivía en el tanque. “Ese muchacho era muy pobre y se suicidó por problemas económicos y porque lo traicionó la mujer. Nadie le creyó que se iba a matar, por eso cuando lo bajaron de la cruz todo se oscureció”, aseguró Blanca, una de las primeras habitantes.

Y precisamente esta muerte no se dio en el conocido Palo del Ahorcado, sino en una de las cruces que lo acompañan desde que en semana santa éste se convirtió en la última estación del Viacrucis y miles de personas acuden a este lugar para hacer promesas o súplicas.

Pero no sólo los vecinos, sino las cifras policiales y de medicina legal, confirman que los suicidios que habían en la zona jamás se registraron en ese lugar.

Arturo Alape hace la siguiente descripción de los periodistas que consiguieron la noticia para su periódico:

"Dos periodistas tras haber escuchado la historia del Palo del Ahorcado, juntos conocedores de su oficio sabían que cuando no se consigue la noticia, se inventa. El periodista hizo de ahorcado, incluso impostó una mueca dramática que impresionó al fotógrafo".

Por ahora sólo una muerte ha sido confirmada y no fue precisamente en el palo, las demás quedan en el misterio o en las mentes de los habitantes que aseguran escuchan las almas en pena. “No sólo he visto destellos, sino que siento las almas del que se ahorcó y de los matarifes que asesinaron junto a las vacas”, aseguró Blanca, quién vive a menos de tres cuadras del lugar.

A pesar de las miles de historias que sigan creciendo alrededor de éste y del invento que hicieron los medios, el árbol se mantendrá postrado durante mucho más tiempo, sin cambiar como lo ha hecho durante años su apariencia. Seguirá siendo más allá de un mito, el centinela del barrio Potosí.

domingo, 11 de marzo de 2007

PARAÍSO 'PARA' DE CIUDAD BOLIVAR


El pesebre que de noche dibujan las montañas de Bogotá, se ha convertido frente a los ojos de muchos que prefieren callarlo, en el paraiso de paramilitares que empiezan a invadir la ciudad.

Paraíso un barrio de la localidad 19 de Bogotá debe su nombre al sueño de sus pobladores de tener una casa propia. A pesar de ser un barrio estrato uno, ellos son felices de ser dueños de una porción de tierra y viven en su propio paraiso.


Sin embargo la realidad que para muchos existe únicamente en la televisión, se ha trasladado a la ciudad, en especial a este sector marginado de la capital del país. Los paramilitares son ahora quienes ejercen poder, son la autoridad máxima.


Y sus habitantes no desconocen esta problemática, pues ellos mismos son quienes asumen sus reglas, a falta de presencia del gobierno o autoridades que lo representen.

"Los policias son amigos de ellos, el mismo estado los encubre", afirma diana* estudiante universitaria quién habita no hace más de dos años, pero ya ha vivido la zozobra de decir o hacer algo en contra de ideologías paramilitares.

Esta estudiante de universidad pública está segura que no pueden saber de sus inclinaciones políticas, pues en este sector quién esté en contra de Uribe es asesinado.

Diana recuerda que para la época de reelección de Uribe, había un vendedor de la plaza de mercado de San Francisco haciendo publicidad al Polo democrático, a la mañana siguiente
amaneció descuartizado en el norte de Bogotá.

Actividades paramilitares en Paraíso y sus alrededores

Entre las principales actividades de estos grupos al margen de la ley, están las manifestaciones públicas de sus acciones en contra de aquellos que profieren ideas anti-uribistas o pro guerrilleras, pues son asesinados y sus cuerpos abandonados en las quebradas aledañas.

En Bellaflor un barrio ubicado a menos de cinco cuadras de Paraiso, ubicado sobre una montaña, se han repartido unos panfletos con la siguiente inscripción: "Los niños buenos se acuestan a las ocho y si no, nosotros los acostamos".

Nadie puede salir luego de esa hora, las personas que se han atrevido a hacerlos, desaparecen. Una camioneta de la ETB con vidrios oscuros se pasea toda la noche. Bellaflor no tiene servicio telefónico ¿qué hace entonces a esa hora una camioneta de esa empresa? ¿Dónde está la fuerza pública?

*Nombres modificado por la seguridad de la persona.